El acuerdo tiene por objeto mejorar el tratamiento de los problemas de salud física y mental y de las adicciones

Coordinarán la atención médica en las cárceles

El Departamento del Sheriff llegó a un acuerdo con la Agencia de Salud y Servicios Humanos de San Diego para trabajar juntos en la mejora de la atención sanitaria de las personas encarceladas en las siete cárceles del condado, según anunciaron las autoridades el miércoles.

En virtud de un memorando de entendimiento, las agencias tienen como objetivo cumplir o superar las normas nacionales para los servicios de salud física y del comportamiento, que incluyen la salud mental y el tratamiento de abuso de sustancias. También ayudarán a las personas a recibir atención comunitaria una vez que salgan de la cárcel, lo que podría reducir el riesgo de que regresen, dijeron las autoridades.

“Con este acuerdo, estamos estableciendo una nueva dirección que ayudará a crear un conjunto mejor y más cuidadoso de los servicios para las personas en nuestras cárceles y también conectarlos a los servicios de apoyo que necesitan cuando salen de las instalaciones del condado”, dijo el presidente de la Junta de Supervisores Nathan Fletcher en un comunicado.

25 millones de dólares

La Junta de Supervisores del Condado de San Diego autorizó en su presupuesto 25 millones de dólares para servicios de salud en las cárceles y añadió 160 nuevos puestos para trabajadores médicos y de salud mental en sus cárceles.

En virtud del memorando, Salud y Servicios Humanos trabajará con el Departamento del Sheriff en la admisión y evaluación de los pacientes, la coordinación de la atención, los programas de garantía de calidad, el mantenimiento de registros conjuntos y el intercambio de datos, y el tratamiento asistido con medicamentos para el abuso de sustancias. El condado puede opinar sobre los consultores elegidos para prestar atención en las cárceles, pero el Departamento del Sheriff tendrá la última palabra sobre esas contrataciones.

Las agencias también trabajarán para poner en contacto a los exreclusos con los servicios después de su salida.

“Con un tratamiento continuo en la comunidad, estos individuos pueden volver a poner en orden sus vidas y prosperar una vez que ya no estén bajo custodia”, dijo la subsheriff Kelly Martínez en un comunicado.

 

Entre el 75 y el 80 por ciento

Entre el 75 y el 80 por ciento de las personas que se encuentran en las cárceles del condado de San Diego admiten haber consumido drogas o han dado positivo en los análisis de drogas, y al 30 por ciento se le ha recetado medicación para una enfermedad mental grave, declaró el condado.

“Sabemos que las personas con problemas de salud mental tienen más probabilidades de ser encarceladas y de serlo repetidamente”, dijo el doctor Luke Bergmann, director de Servicios de Salud Mental de la Agencia de Salud y Servicios Humanos. “Y sabemos que el encarcelamiento deteriora la salud, provocando un empeoramiento de los síntomas de la enfermedad mental y un mayor riesgo de muerte por sobredosis”.

Con un tratamiento integral, “es más probable que permanezcan en mejor estado de salud y menos probable que vuelvan a la cárcel”, dijo Bergmann.

Las cárceles del condado han sido objeto de escrutinio en los últimos años debido a las demandas y críticas relacionadas con las muertes y lesiones de los reclusos. En julio, la auditora del estado de California, Elaine Howle, anunció que investigaría las muertes de reclusos en las cárceles del condado de San Diego durante los últimos 15 años.

0 0 votes
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments