El lugar del sangriento tiroteo de 1984 es ahora un campus universitario con un monumento a las 21 víctimas

Conmemoran el 37 aniversario de la masacre del McDonalds de San Ysidro

Los líderes de la comunidad conmemoraron el domingo uno de los acontecimientos más sangrientos e infames de San Diego, un tiroteo masivo en 1984 en un McDonalds de San Ysidro que dejó 21 muertos y 19 heridos en una cálida tarde de verano hace exactamente 37 años.

La masacre, que fue el tiroteo masivo más mortífero perpetrado por un pistolero solitario en la historia de Estados Unidos en aquel momento, ha inspirado películas y libros y años de especulaciones sobre si la policía manejó la situación de forma adecuada.

Pero las personas relacionadas con la tragedia se centraron el domingo en la esperanza y la curación que, según ellos, ha supuesto la construcción de un pequeño campus universitario comunitario en el lugar y la erección en su entrada de un evocador monumento de mármol a las víctimas.

Colocaron coloridos ramos de flores en los 21 pilares blancos hexagonales del monumento, cuya altura oscila entre 1 y 6 pies para representar a cada uno de los adultos, adolescentes y niños pequeños que murieron en la masacre del 18 de julio de 1984.

Gloria Salas, una residente cercana que luchó con éxito hace tres décadas para que el McDonalds fuera sustituido por un campus universitario y un monumento conmemorativo, dijo que muchos cientos de jóvenes de San Ysidro han obtenido nuevas oportunidades como resultado.

“Hemos convertido una tragedia en un triunfo”, dijo.

El Southwestern College, que administra el campus satelital de 12 mil pies cuadrados, ayudó a coordinar el evento del domingo, que se ha convertido en una tradición anual.

“Esta es una fecha que vive para siempre en nuestros corazones”, dijo el superintendente Mark Sánchez. “Lloramos y estamos de luto con toda la comunidad. Pero también esperamos que nuestra institución pueda ser un símbolo de triunfo sobre la tragedia, de esperanza sobre la impotencia y de amor sobre la pérdida.”

Salas hojeó el domingo las páginas de un álbum de recortes que guarda con noticias sobre la masacre y peticiones con las más de mil firmas que acumuló para impedir que McDonalds volviera a abrir en el lugar.

“Me enteré de que el McDonalds iba a reabrir en dos días y pensé que eso no estaba bien”, dijo Salas el domingo.

En su lugar, la cadena de comida rápida abrió un nuevo restaurante a pocas manzanas de distancia y donó el lugar a la comunidad. El domingo, Salas elogió a Joan Kroc, propietaria de McDonalds en aquella época y prolífica filántropa de San Diego hasta su muerte en 2003.

0 0 votes
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments